La Corte

CIMA (Corte Civil y Mercantil de Arbitraje) es una Corte de Arbitraje constituida como una entidad de carácter asociativo privado que ofrece el servicio de resolución arbitral de controversias en materia civil y mercantil.

Creada en julio de 1989 y con sede en Madrid, CIMA dispone en la actualidad de una completa relación de Árbitros de ámbito nacional e internacional, dotados de una cualificación profesional y una experiencia objetivamente demostradas. A todos ellos se les exigen los más rigurosos estándares de actuación, a través de una Comisión de Gobierno.

De acuerdo con la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje, la Corte constituye una alternativa a la justicia de los Tribunales, eficaz y rápida, en los ámbitos civil y mercantil, a la vez que se encarga de la resolución de todo tipo de controversias de esa índole, cualquiera que sea el sector de la vida económica en que surjan. Actúa, en el ejercicio de sus cometidos, con plena independencia.

La Corte también puede, conforme a sus Estatutos, realizar funciones de mediación y concordia.

A través de las normas específicas establecidas en su Reglamento de Procedimiento, el Derecho extranjero puede aplicarse igualmente de una manera ágil y sencilla, de manera que es también un instrumento válido para resolver las diferencias surgidas en el tráfico comercial internacional en relación con los litigios planteados con o por personas físicas o jurídicas extranjeras.

LaCorte